14 beneficios de los omega-3 del pavo, pollo y jamón FRIAL con Vidalim

(si estás embarazada, te interesa mucho el número 4)

  • Los omega-3 de cadena larga EPA y DHA –presentes en el pescado y en los productos FRIAL con Vidalim– tienen montones de beneficios para la salud. De hecho, un bajo consumo de esos omega-3 se relaciona con mayor riesgo de depresión, síndrome metabólico, artritis, trastornos de memoria y comportamiento y hasta envejecimento de la piel.
  • Elaborados con ingredientes de la más alta calidad, el pavo, pollo y jamón Frial con Vidalim han sido desarrollados conjuntamente con la Universidad Autónoma de Madrid y su seguridad y eficacia la confirman rigurosos estudios científicos.
  • Apenas 100 gr diarios de cualquiera de los productos FRIAL con Vidalim te aportan la cantidad de EPA y DHA que recomiendan los expertos para una buena salud, tanto física como mental. Estos son algunos de los beneficios que atribuye la ciencia a esos omega-3.
  • Encontrado en catherinegiroux.com

    Encontrado en catherinegiroux.com

    1. Previenen la depresión
    Las personas que consumen regularmente ácidos grasos de cadena larga EPA y DHA tienen menos riesgo de desarrollar depresión. Aún más: si alguien que tiene depresión o ansiedad empieza a consumir productos con esos omega-3, sus síntomas mejoran. ¡Un estudio ha visto incluso que el omega-3 EPA es tan eficaz frente a la depresión como la fluoxetina (Prozac)!

    2. Mejoran la vista.
    Si no consumes suficiente DHA puedes desarrollar problemas de visión. En cambio, un aporte suficiente de DHA se relaciona con menor riesgo de degeneración macular, una de las principales causas de pérdida de visión y ceguera en el mundo.

    3. Favorecen el desarrollo cerebral del bebé
    El omega-3 DHA es vital para el desarrollo cerebral del bebé. Los beneficios para el bebé de un aporte suficiente de DHA durante la gestación son muchísimos, entre ellos:
    Mayor nivel de inteligencia
    Mejores capacidades de comunicación y socialización
    Menos problemas de comportamiento.
    Menor riesgo de problemas de desarrollo
    Menor riesgo de trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH), autismo y parálisis cerebral

    4. Mejoran factores de riesgo cardiovascular
    Los estudios relacionan un aporte suficiente de omega-3 con estos beneficios:
    Reducen los niveles de triglicéridos
    Reducen la tensión arterial en personas hipertensas
    Aumentan los niveles de colesterol HDL (el “bueno”, que mantiene las arterias despejadas)
    Evita la formación de trombos o coágulos sanguíneos
    Mantienen las arterias flexibles y sanas y evitan la fomación de placa arterial
    Reducen la producción de sustancias inflamatorias

    5. Reducen síntomas de síndrome metabólico
    El síndrome metabólico (SM) aumenta claramente el riesgo cardiovascular y de diabetes tipo 2. Incluye obesidad abdominal, hipertensión, niveles altos de triglicéridos, bajos niveles de colesterol HDL (el “bueno”) y resistencia a la insulina. Los estudios indican que los omega-3 ayudan a reducir la resistencia a la insulina y la inflamación y mejoran el riesgo cardiovascular y de diabetes tipo 2 en personas con SM.

    6. Combaten la inflamación crónica que favorece el cáncer y otras muchas enfermedades
    La inflamación es una respuesta natural del organismo, necesaria para combatir infecciones y reparar lesiones. Sin embargo, existe un tipo de inflamación que persiste sin que existan infecciones ni lesiones y que se conoce como inflamación crónica de bajo grado. Esa clase de inflamación silenciosa está detrás de todas las enfermedades crónicas de la actualidad, entre ellas el cáncer y la enfermedad cardiovascular. Diferentes estudios han comprobado que aumentar el consumo de omega-3 reduce la inflamación crónica.

    7. Previenen enfermedades autoinmunes
    En estas enfermedades, el sistema inmunitario (“las defensas”) identifica células sanas como si fueran una amenaza y lanza sus ataques contra ellas. Diabetes tipo 1, artritis reumatoide, lupus, psoriasis, enfermedad de Crohn… son ejemplos de enfermedades autoinmunes. Diversas investigaciones han comprobado que los omega-3 pueden ayudar a prevenir y combatir algunas de esas enfermedades. Incluso se ha visto que los niños que consumen suficientes omega-3 de cadena larga durante el primer año de vida tienen menor riesgo de desarrollar enfermedades autoinmunes en la edad adulta.

    8. Reducen síntomas de enfermedades psiquiátricas
    Las personas con enfermedades psiquiátricas suelen tener bajos niveles de omega-3 de cadena larga. Según varios estudios, un aporte suplementario de esos omega-3 puede reducir los comportamiento violentos y los cambios de estado de ánimo en personas con esquizofrenia y trastorno bipolar.

    9. Previenen problemas de memoria y reducen el riesgo de Alzheimer
    Un mayor consumo de omega-3 de cadena larga puede ayudar a mejorar problemas de memoria, a frenar el deterioro mental y reducir el riesgo de enfermedad de Alzheimer, señalan varios estudios.

    10. Previenen el hígado graso.
    Los casos de hígado graso están aumentado a la vez que la epidemia de obesidad y son hoy la principal causa de enfermedad hepática crónica. Nuevos estudios señalan que un mayor consumo de omega-3 reduce el hígado graso y la inflamación en personas con hígado graso no alcohólico.

    11. Fortalecen los huesos y las articulaciones
    Un buen aporte de omega-3 favorece la solidez de los huesos y ayuda a reducir el riesgo de osteoporosis, señalan varios estudios. También se ha visto que los omega-3 ayudan a reducir los dolores de la artritis y a mejorar la capacidad de agarre (lo que supone una mayor funcionalidad de las manos) de las personas afectadas.

    12. Alivian los dolores menstruales
    Las mujeres que consumen suficientes omega-3 tienen menos dolores menstruales que el resto, aseguran diferentes estudios. Uno de ellos revela incluso que un aporte suplementario de omega-3 de cadena larga calma más los dolores menstruales que el ibuprofeno (un antiinflamatorio).

    13. Ayudan a dormir mejor.
    Bajos niveles de omega-3 de cadena larga se relacionan con mayor riesgo de trastornos del sueño en niños y con apnea obstructiva del sueño en adultos. Tanto en niños como en adultos, diferentes estudios indican que los omega-3 de cadena larga pueden aumentar la calidad y cantidad de sueño.

    14. Evitan las arrugas y el acné
    El omega3 DHA forma parte de la estructura de la piel y es responsable de la salud de las membranas celulares. Unas membranas celulares sanas son sinónimo de piel suave, hidratada, sin arrugas… Por su parte, el omega-3 EPA controla la producción de grasa y la hidratación, previniendo el acné y evitando el envejecimiento prematuro.