Macerado lentamente y asado en su propio jugo, el roti de pollo Frial destaca por sus propiedades organolépticas, convirtiéndose en un manjar que difícilmente puede describirse en palabras. Simplemente, insuperable.